Cosas que he aprendido de mis mascotas

Más allá de experimentar el amor incondicional y de su lealtad, mis perritos me han enseñado a entender nuestra naturaleza y ver más a fondo nuestra realidad humana.

1.- Naturaleza animal

Si bien es cierto, las mascotas son animales domésticos pero no por ello dejan de ser animales, ya que tarde o temprano van seguir sus instintos muy por encima de su adiestramiento.

El humano no por ser un homosapiens deja su naturaleza animal, tarde o temprano seguimos nuestro lado salvaje. De allí nuestra naturaleza animal de buscar sexo con alguien más fuera del matrimonio. En el mundo animal no existen las bodas ni matrimonios, sólo el acoplamiento ocasional.

2.- Diversidad de raza

Existe una línea de animales pura sangre, también los hay mixtos. En su naturaleza, los animales no ven el color de piel, no ven si son raza pura, pues en su naturaleza sólo existe el acoplamiento.

Mis perritos son mascotas de diseño, fueron creados para ser perros de compañía, de terapia, de servicio y con cualidades específicas. Por ejemplo: Son hipoalergénicos, sueltan poco pelaje, son inteligentes y muy cariñosos.

En nuestra humanidad, el racismo esta muy presente, hay quienes no aceptan el color de los demás, no aceptan incluso la naturaleza de alguien foráneo.

Pero si existen los matrimonios de diseño, aquellos creados bajo un interés en común, llámese linaje, sociedad o dinero.

3.- Cuidado y responsabilidad

Esta es una de las cosas más importantes que he aprendido de mis perritos, cuidarlos responsablemente.

Llevarlos al veterinario una vez al mes, estar al pendiente de ellos con sus exámenes y píldoras para el gusano de corazón y esporádicamente darles vitaminas.

Bañarlos periódicamente, así como cortarles el pelaje y estar al pendiente de sus periodos para evitar embarazos no planeados.

4.- La ley del más fuerte

Tengo siete perros, grandes, medianos y pequeños y creo que generalmente se llevan bien.

Sin embargo, Peggy una labradoodle de 60 libras es la más débil de todas, ya que constantemente la atacan y la hacen llorar, inclusive la más pequeña, Penelope una maltese de 7 Libras.

En nuestro mundo paralelo existe lo mismo, una tendencia animal de suprimir al más débil, algo que vemos constantemente y en todos los niveles.

Share
Luis Ramirez
Especialista de Marketing, Relaciones Públicas y Redes Sociales. Periodista galardonado por el Arizona Press Club y la National Association of Hispanic Publications. Miembro activo de la National Association of Latino Arts and Culture y la National Associatiion of Hispanic Journalist.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *